Charlie Ingham, diseñando miradas muy exclusivas

Charlie Ingham, diseñando miradas muy exclusivas

En cinco pasos, una montura y dos cristales, éste viaje desemboca en un par de gafas hechas a medida por SohoBespoke alias Charlie Ingham. Desde el principio, sabes que es un negocio serio. Ella recorre tu cara milímetro a milímetro, estudiando tu fisionomía con diversidad de reglas y compases para poner unos anteojos a tu mirada.

Charlie Ingham nació en Inglaterra pero creció en Bélgica. Con conocimientos en Historia del arte y experiencia en el cine brasileño, ha trabajado para varias firmas de alta costura. Cosmopolita y sin ataduras, decidió instalar su “oficina” nada oficial y muy confidencial en The Century Club, un club privado en el West End de Londres, donde recibe a sus clientes uno por uno exclusivamente.

“Cuando tenía veintitantos años, comencé a trabajar los fines de semana en Cutler & Gross, uno de los mejores ópticos del Reino Unido. Tony Gross me tomó bajo su ala y en seguida me pidió que me ocupara de la firma vintage. Fue genial poder hacer algo así siendo tan joven, así que dejé mi trabajo en el cine brasileño y me convertí en especialista en gafas de estilo retro”, recuerda Ingham.

Además de volverse una experta coleccionista de modelos del pasado, que solo se encuentran en mercados parisinos y lugares secretos cuya ubicación no puede revelar… “No puedo soltar prenda, me matan si revelo las fuentes”, dice con una sonrisa.

Ingham cita las monturas de Philippe Chevalier, la marca austriaca Silhouette y los diseños de Pierre Marly, como tres fuentes principales de inspiración para sus diseños. Por lo demás, sus modelos están en su cuenta de Instagram @soho_bespoke con fotos en blanco y negro de figuras icónicas que llevan gafas muy originales.

“Todas las gafas SohoBespoke están hechas a mano en el Reino Unido. Aunque la fabricación de monturas es todo un arte, lamentablemente es un arte moribundo. En otros tiempos, era un oficio que se transmitía de generación en generación pero eso ya no sucede así. Cuando se creó el National Health Service (NHS), la demanda de gafas se incrementó súbitamente y los fabricantes del Reino Unido no daban abasto por lo que comenzaron a externalizar la producción a Francia e Italia. Hoy en día sólo quedan un par de fábricas y tal vez tres personas de setenta años que pueden hacer gafas a mano. Por lo que estoy tratando de encontrar más fabricantes”, explica.

En este vídeo vemos a uno de esos fabricantes artesanos que trabajan para su firma.

SohoBespoke – Marcel from SohoBespoke on Vimeo.

A lo largo de su carrera, Ingham ha diseñado monturas de gafas para firmas de alta costura como Oliver Goldsmith, Claire Goldsmith, Roland Mouret o Alexander McQueen, pero pronto se dio cuenta de que “cuando diseñas colecciones ópticas para otras marcas, realizas un diseño para una cara estándar. Y sin embargo, cada cual tiene una cara totalmente diferente, por lo que te acostumbras a usar gafas que encajan, pero que no son perfectas”.

…Y la perfección es el mantra de esta diseñadora: “mi objetivo final es que la gente, cada mañana al despertarse, sea feliz al ponerse las gafas… ¡pero también quiero contar con Elton John como uno de mis clientes!”, concluye.

Para más información sobre SohoBespoke visite su sitio web y descubra sus direcciones favoritas en París y Londres.