"La curiosidad no tiene cura", el diseñador francés Gwenaël Nicolas lo demuestra en Ginza Six

"La curiosidad no tiene cura", el diseñador francés Gwenaël Nicolas lo demuestra...

El diseñador francés instalado en Tokio, Gwenaël Nicolas, esboza la esencia del trabajo creativo de toda una vida. Ser diseñador, dice, es, al mismo tiempo, una enfermedad con un síntoma incurable de curiosidad insaciable, y un regalo.

“Existen dos clases de personas capaces de aprehender el futuro: los políticos y los diseñadores. El trabajo de un diseñador es estar en un proceso de creación constante. Todo lo que hacemos es como una gota de agua que forma ondas en el agua hasta el infinito. Imagina la responsabilidad y la libertad que tenemos…”.

Ha llegado la primavera a Ginza Six, un centro comercial insignia de lujo situada en el suntuoso barrio de Ginza, en el corazón de Tokio. El interior fue diseñado por el estudio de Nicolas, Curiosity. Confiesa que le generó una cierta ansiedad el ver el edificio por primera vez.”

“Cuando retiraron los andamios, mi única preocupación fue saber si seríamos capaces de crear un ambiente radiante, un fulgor que emanara de la iluminación del edificio. Como diseñador tienes que sacar creatividad de los extremos, presentar algo realmente nuevo y, al mismo tiempo, hacer que la gente se sienta bien. En mi caso, opté por formas vanguardistas con elementos luminosos que crearan un ambiente agradable y despertara la curiosidad en la gente. Eso es lo que yo llamo: resplandor.”

“Lo creamos, es muy impactante y, al mismo tiempo, te hace sentir como en una nube.”

Nicolas se mudó a Japón hace 20 años para crear su estudio de diseño Curiosity porque “quería formar parte del futuro”. Desde entonces, ha diseñado algunas de las boutiques de lujo más importantes del mundo para casas de moda como Fendi, Berlutti, Louis Vuitton y Dolce & Gabanna. Las marcas confían en el talento que Nicolas posee para recrear sus identidades, en muchas ocasiones, sin requisitos previos. Para la tienda de Dolce & Gabanna en Aoyama intentó generar una especie de “sorpresa constante”:

“Siento que la gente no confía demasiado en los diseñadores. El papel de un diseñador no está en resolver problemas sino en explotar el potencial de algo en el menor tiempo posible y con un presupuesto limitado. Cuando la gente delega en los diseñadores, acaban sorprendidos por el resultado.”

Para su propio estudio, Nicolas osó con una propuesta futurista al estilo japonés concibiendo un espacio sin reglas:

“La Historia no es linear. En Europa, cuando transgredes las reglas, creas algo nuevo. Es una revolución. En Japón, no es necesario, pues se van creando capas, cada idea nueva se superpone a la anterior, estratificando la historia”, explica.


Sede del Estudio Curiosity. Credit : Curiosity Studio

Antes de que la aventura en Ginza Six se acabara, Gwenaël Nicolas acariciaba ya otros proyectos, algunos de la misma escala, otros un poco más confidenciales como su primera película de la que no ha querido hablar.

Acabamos con una nota del diseñador que describe su éxito: “si diseñas un restaurante, no te inspires en restaurantes, si se trata de una silla, no mires otras sillas. Dicho esto, deberías saber lo que necesitas saber sobre sillas y restaurantes…”.

Más de style

Ver más