Cómo la navegación sedujo a un panadero suizo

Cómo la navegación sedujo a un panadero suizo

Una auténtica pasión por la aventura y los deportes extremos llevó a la familia Cornu a apostar por Alan Roura, el más joven regatista que nunca se haya inscrito a la Vendée Globe. Esta competición deportiva sin paradas ni asistencia, también es conocida como el “Everest del mar”.

“Es como un cuento de coincidencias y oportunidades”, explica Cyril Cornu. “Siempre he seguido la regata Vendée Globe desde hace años. Cuando me enteré de que un joven suizo estaba planeando afrontar este increíble desafío y estaba buscando un patrocinador, pensé que sería una experiencia increíble para una pequeña empresa como la mía asociarse con un ambicioso proyecto como éste”.


La Fabrique Cornu

Cyril Cornu dirige La Fabrique Cornu que es una de las panaderías más innovadoras de la Suiza francófona. Su nombre está estrechamente ligado a la pintoresca aldea de Champagne, donde lleva establecida por más de tres generaciones. En la tienda, un museo interactivo muestra el legado de esta marca histórica. La Fabrique además dispone de un restaurante panorámico dirigido por el aclamado chef Frédéric Breton.

“Alan Roura ya tenía todo listo cuando nos conocimos. Tenía el velero, el Superbigou, y prácticamente tenía todo el equipo. Sólo necesitaba apoyo financiero para hacer realidad su sueño”, recuerda Cyril Cornu. Confiar en Alan Roura fue una apuesta arriesgada para el empresario, ya que muchos le advirtieron de la juventud del marinero y su probable falta de experiencia.


La Fabrique Cornu

“Al principio nos interesaba particularmente la cobertura mediática que nos podía aportar, pero pronto nos dimos cuenta de que el patrocinio de Alan Roura tenía un efecto positivo mucho más amplio. Muchas personas llegaron hasta nosotros, agradeciéndonos por creer en este joven e intrépido explorador cuando muchos otros no lo hicieron “, asegura con orgullo.

Le Fabrique siguió cada etapa de los 105 días de navegación de Alan Roura alrededor del mundo. “Nos unió a toda la empresa en torno a una misma causa y un sueño común. Todos mirábamos la regata por televisión, a veces con mucha impaciencia y emoción. El ambiente era realmente único y fue una experiencia enriquecedora que en realidad fue posible gracias al patrocinio”, concluye Cyril Cornu.

Para descubrir más sobre esta increíble experiencia, lea la entrevista exclusiva de Alan Roura con Living It.

Más de rides and experiences

Ver más