Diana Verde Nieto, la pionera del lujo sostenible

Diana Verde Nieto, la pionera del lujo sostenible

Desde el champán Krug a los relojes Schaffhausen, pasando por la joyería Garrard fundada en Londres en 1735, las firmas de lujo más prestigiosas del mundo no son indiferentes al impacto social y medioambiental que tienen sobre el planeta. “Living It” les propone un encuentro con Diana Verde Nieto, cofundadora y directora ejecutiva de Positive Luxury, que concede la etiqueta “Butterfly Mark” a las marcas respetuosas del medioambiente.

Living it: Diana, ¿qué es la etiqueta “Butterfly Mark”?

DVN: The Butterfly Mark es la etiqueta que identifica a una comunidad de marcas en las que confiar (#brandstotrust). Esta etiqueta inspira confianza en una marca que demuestra su compromiso con un futuro sostenible.

Es una etiqueta interactiva. Al hacer clic en la Mariposa uno descubre las acciones positivas de cada marca. Es decir que aparecen sus prácticas comerciales responsables, como el apoyo a una fundación o la compra de materiales reciclados.


Reloj de pulsera Schaffhausen – Modelo Da Vinci

Para lograr la etiqueta de la Mariposa que va a inspirar confianza al consumidor, las marcas deben superar una estricta evaluación respecto a la sostenibilidad de su firma desde un punto de vista holístico, que incluye la gobernanza, el marco socioambiental, la filantropía y la innovación.

Cada marca debe responder de manera positiva a un mínimo del 80% del cuestionario para poder unirse a la comunidad de “Positive Luxury”.

Además, deben presentar una documentación que justifique las respuestas. La evaluación se actualiza cada año para asegurar que hay una mejora continua.


Passavant & Lee

Living it: ¿Cómo se les ocurrió la idea?

DVN: Positive Luxury tiene por ambición influir tanto en las marcas como en los consumidores para fabricar y comprar mejor. Antes de fundar Positive Luxury, trabajé como consultora de negocios de sostenibilidad para grandes marcas. En seguida, me di cuenta de que para cambiar las cosas había que formular un cambio desde las marcas de lujo, pues el lujo es inherentemente sostenible.

Hace seis años, junto a la empresaria Karen Hanton, del sitio web de restaurantes Toptable, decidimos acercarnos a las marcas de lujo con nuestro proyecto. Queríamos localizar marcas que respetasen ciertos valores éticos y para ello además nos proponíamos utilizar la tecnología.

Positive Luxury Butterfly Mark from Positive Luxury on Vimeo.

LI: ¿Qué quiere decir con que “el lujo es inherentemente sostenible”?

DVN: Cuando nos embarcamos en esta aventura, creo que le dimos un vuelco al sector del lujo. No se trata solo de destellos y ostentación. De alguna manera, el lujo es algo muy humano, se trata de una comunidad a la que le gustan los productos bellos, hechos a mano y con fantásticos diseños… sin olvidar la responsabilidad ambiental y social. Es lo que yo llamo exclusividad inclusiva.

Además, como la industria del lujo no se basa en la producción en masa, tiene más recursos para invertir en materiales, cadenas de suministros y procedimientos de la empresa. La industria del lujo tiene el poder y la influencia para impulsar gradualmente un cambio a escala mundial.

LI: El lema de “Living it” es “el lujo es un estado de ánimo”. ¿Está de acuerdo con esta afirmación?

DVN: El lujo conjuga el producto con la experiencia. Hoy en día los clientes tienen mucha más experiencia en cuanto a disfrute de vacaciones y restaurantes, por lo que esperan un servicio de calidad. El cliente quiere que se le cuide y que si algo va mal, alguien pueda ayudarle. Y esto es algo que la industria del lujo hace estupendamente.


Wildfitness

Creo que los consumidores tienen mucha más conciencia social y medioambiental hoy en día. No se trata de comprar la última novedad, se trata de adquirir un producto que vaya a durar. Hoy en día hablamos de “lujo consciente”, es decir que se invierte en un producto que se podrá conservar y atesorar durante años.

LI: ¿Qué áreas del sector del lujo necesitan mejorar en lo que respecta a la protección del medio ambiente y cuáles lo están haciendo bien?

DVN: Esta es una pregunta difícil. La responsabilidad social y ambiental no es un destino inamovible para las empresas, más bien se trata de una agenda activa. Siempre hay áreas en las que las empresas pueden hacer más y mejor, aunque el contexto es diferente cada año. La sostenibilidad se asemeja mucho a la tecnología, pues siempre está innovando y mejorando constantemente.

LI: ¿Qué le impulsa a hacer lo que hace?

DVN: Cuando empezamos hace seis años, la gente no hablaba de transparencia en el punto de compra. Por eso, quise ofrecer una comprensión real de lo que hacen las marcas, desde cómo producen y obtienen sus materiales hasta como gestionan su empresa.

“Creo que el sector del lujo puede desempeñar un papel fundamental para mejorar el mundo y hacer que éste se convierta en un lugar mejor”.

Crecí en Argentina durante la dictadura militar. Desde muy joven me interesé por los derechos humanos. Y rechacé siempre la falta de información y transparencia. Por eso, en mi carrera quiero conjugar negocio y ética. Me interesa el aspecto humano de las cosas y creo que las empresas pueden impulsar el bien. Si todos hacemos nuestra parte podemos crear un efecto mariposa y mejorar el mundo. Por eso hago lo que hago.

Living it promueve el lujo responsable. Sígamos en las redes sociales mediante nuestra etiqueta #livingitluxe.

Ines Fressynet