Ropa sin productos químicos, un lujo en el estilo "casual"

Ropa sin productos químicos, un lujo en el estilo "casual"

Knowledge Cotton Apparel es una marca de ropa deportiva casual con una variada oferta de cómodas camisetas, sudaderas, pantalalones y otros complementos funcionales para quienes aman el deporte.

“Creo que en la mayoría de los casos, los consumidores compran nuestros productos porque están de moda y se ajustan a su estilo”, explica Mads Mørup, propietario de la marca danesa.

Lo que no se puede adivinar mientras se navega en internet a través de la colección es que la compañía de ropa de Mørup tiene la reputación de ser pionera en la fabricación de prendas en las que se emplean algodón, cultivado de forma sostenible y materiales reciclados. La sostentabilidad para Mørup es ese “plus” que ellos ofrefcen y otros, no, y que frente a sus competidores es un “activo inestimable”.

Hace diez años, Mads Mørup heredó la compañía de su padre, un fabricante de textil, extremadamente preocupado por la explotación de los campos de algodón de manera intensiva y con productos químicos. En aquel entonces nadie se cuestionaba este tipo de prácticas. Fue uno de los primeros en adoptar algodón orgánico, un material que Mads Mørup describe como “lo último en lujo” en ropa “casual”.

Liesl Truscott, directora de estrategia europea y de materiales en Textile Exchange: //textileexchange.org/, una organización sin fines de lucro que trabaja para hacer la industria textil más sostenible, señala que entre 80 y 100 países cultivan algodón convencionalmente. India y China son los primeros de la lista a nivel de volumen. Sin embargo, el algodón orgánico representa menos del 1% de la producción.

“El” clima “socio-económico y político es tan importante como el bio-clima. Si nos fijamos en cómo funciona la agricultura convencional, el objetivo es maximizar la productividad y acortar el tiempo que se necesita para cultivar una cochecha. Sin embargo, generalmente se requieren grandes cantidades de elementos, por ejemplo, químicos, agua; una agricultura intensificada: monocultivo; la mecanización; y las semillas especializadas para lograrlo. Muchos agricultores no están preparados para cultivar de esta manera “, explica.

Ser una empresa de moda sostenible es por lo tanto más exigente y costoso que una convencional. De hecho, el algodón orgánico es de un 10 a un 15 por ciento más caro, debido a que cada flor se cosecha a mano cuando está madura y no con máquinas como en los cultivos tradicionales.

“La agricultura orgánica funciona teniendo en cuenta la buena salud de la tierra empleando microbios que facilitan el equilibrio de los insectos que pueden causar plagas; en lugar de intentar exterminarlos”, añade Truscott. La compra de una prenda de algodón certificada GOTS evita que los campos de cultivo sean fumigados por 155 gramos de pesticidas por camiseta: el equivalente a una taza de café de productos químicos por prenda.

Para Knowledge Cotton Apparel, la “moda responsable” es una filosofía y se aplica a todas las áreas de la marca. El 99 por ciento de sus prendas de vestir están hechas con botellas PET recicladas y la producción de chaquetas de lana sigue reglas muy estrictas de bienestar animal.

Además, la firma se marcó como reto conocer a los productores que trabajan con ella en cada paso de la cadena de suministro. La producción está basada en Turquía, Europa del Este y la India, países en los que la marca ha creado fuertes lazos con empresas certificadas de comercio justo y con organizaciones de agricultura ecológica de confianza.

Más de style

Ver más