Tu dormitorio en Marte será muy diferente

Tu dormitorio en Marte será muy diferente

Por Megan Gannon, NBC News

Antes de que te apuntes para cualquier misión a Marte, prepárate para decir adiós al concepto de la habitación tal y como la conoces.

En Marte, como en el espacio exterior en general, sería un lujo inimaginable tener una cama grande con un colchón grueso y un edredón pesado. Dado el costo exorbitante de enviar objetos a Marte y las limitaciones de los hábitats estrechos que probablemente construyamos allí, necesitaremos nuevos principios de diseño para muebles y espacios interiores en el planeta rojo.

Ikea en Marte

Con este reto en mente, un equipo de diseñadores de IKEA se reunió recientemente en el desierto de Utah para pasar tres días en un hábitat de Marte simulado con el objetivo de diseñar muebles para una misión espacial (o un “pequeño hogar” aquí en la Tierra).


Un equipo de IKEA pasó tres días en la Estación de Investigación del Desierto de Marte en Utah. ©IKEA

Dentro del cilindro de dos pisos, de 33 pies de ancho, uno de los diseñadores, Robert Janson, dijo que él y sus compañeros de equipo “rápidamente se dieron cuenta de la necesidad de privacidad” y también de que los muebles que todos conocemos tienden a ser más grandes de lo necesario. “Teníamos estas literas que ocupaban mucho espacio durante todo el día, y la única vez que realmente las usábamos era para dormir”, explicó Janson.

“Cada objeto tiene que desarrollar múltiples funciones, de lo contrario no podemos permitírnoslo”, dijo Constance Adams, arquitecto espacial con sede en Houston y asesor del equipo. Así que Janson y los demás empezaron a pensar en cómo incorporar camas en las paredes como catres, por ejemplo, y cómo podrían usar características más pequeñas, como ventanas virtuales que muestran vistas de video realistas, para romper la monotonía del entorno.

Funcionalidad ante todo

IKEA no es el único que se imagina cómo sería el diseño marciano. Inspirado en parte por las estimaciones de que el envío de carga a Marte costará más de 2.600 dólares la libra (cerca de 454 gramos), el diseñador suizo Thomas Missé creó unas “sillas Marte” súper delgadas, apilables y de fibra de carbono.


La silla Marte del diseñador Thomas Missé. ©Thomas Missé

La diseñadora Christine Lew, basada en Londres, creó una colección de productos como un traje espacial con el que te puedes bañar y una bata de baño aspiradora. Estos no pretendían ser productos comerciales, sino más bien objetos “especulativos” para que la gente pensara en las ignoradas comodidades de la vida cotidiana durante la exploración espacial a largo plazo, dijo Lew a la revista de arquitectura y diseño Dezeen.

Por su parte, la NASA ha pedido a los estudios de arquitectura que piensen en cómo podrían ser los edificios en Marte. Algunas de las ideas —presentadas a la agencia espacial como parte de su desafío Hábitat Impreso en 3D— parecen cabinas de lujo. El ganador del primer lugar en la fase de diseño del desafío, el Mars Ice House, fue un hábitat de cuatro pisos similar a un iglú con una escalera de caracol, una mezcla de espacios privados y comunitarios, y habitaciones con paredes curvas para crear una ilusión de más espacio.

Por supuesto, estos conceptos no se materializarán a menos que las herramientas y materiales necesarios para su construcción cumplan con los estrictos requisitos de ingeniería para viajes espaciales.

“Comienza y termina con la ciencia de los cohetes”, dijo Adams. “Tiene que ser lo suficientemente ligero y fuerte para ser transportado fuera de la Tierra.”

Además, la mayoría de las herramientas y el mobiliario que se empaquetan necesitarán ser útiles bajo las condiciones de gravedad cero en el espacio y gravedad marciana (que es aproximadamente un tercio de la gravedad de la Tierra). La nave espacial en sí misma podría necesitar ser convertible en paredes de hábitat, mesas, sillas, etc. Y cada uno de esos artículos probablemente también cumpliría múltiples funciones.

Un mundo material

Si la funcionalidad es una de las claves para diseñar muebles y hábitats en Marte, los materiales son otro asunto a tener en cuenta. Los plásticos y materiales sintéticos que se encuentran en los muebles y otros productos aquí en la Tierra a veces emiten gases que podrían ser peligrosos en ambientes cerrados, dijo Adams. Ella cree que los materiales naturales como la lana, la madera y el cuero pueden ser los mejores para el mobiliario de interiores.

Para promover sentimientos positivos en Marte, los diseñadores buscarán maneras de ayudar a los astronautas a sentir un vínculo emocional con los muebles y la decoración dentro de su hábitat. Philipp Süssman, otro miembro del equipo de IKEA, dijo que la gente tiende a sentirse más conectada con los objetos que construyen o ensamblan.

Un buen diseño también podría ayudar a aliviar el conflicto interpersonal que podría surgir en Marte.

“La mesa redonda del rey Arturo es un mueble muy elegante para un grupo de caballeros”, dijo Adams. “Hay que diseñar los espacios comunes para que haya igualdad de posiciones”, agregó. Dado el alto nivel sonoro que podría existir en un hábitat de Marte, debido el zumbido de los ventiladores y otras máquinas, sentarse uno frente al otro durante las comidas y otras reuniones podría facilitar las conversaciones al permitir la lectura de labios.

En última instancia, los diseños centrados en Marte podrían hacer mucho más cómoda la vida diaria en el duro entorno marciano. Y las mismas ideas de diseño que funcionarían en Marte también podrían ayudarnos a crear mejores espacios de vida aquí en la Tierra, especialmente cuando nos enfrentamos a nuestros propios desafíos ambientales, cada vez mayores.

Mientras Adams contemplaba esta vía de investigación, recuerda las palabras de Bill Anders, el astronauta del Apolo 8 que tomó la famosa foto de la Tierra:“Vinimos hasta aquí para explorar la luna, y lo más importante es que descubrimos la Tierra”.

Este artículo fue publicado originalmente en NBC News

Más de science-technology

Ver más